Los 7 Mejores Vinos Espumosos Para Que Celebréis en Grande

Se acerca la boda de mi hija mayor y desde ya estamos buscando el mejor vino espumoso para celebrar en grande el acontecimiento. El andaluz sería una buena opción. Una no se casa todos los días, y para brindar por la unión, quiero regalarle a los novios lo mejor que consiga en el mercado.

Debo confesaros que no sabía absolutamente nada de vinos espumosos, pero parte de los invitados a la boda si saben de la materia. Anda, que no quiero quedar mal ante ellos y los novios están ocupados en otros menesteres.

Me he investigado y ya entiendo al menos lo básico sobre vinos. Ya yo tengo escogido lo que voy a comprar  y es de muy buena calidad. Hay mogollón de vinos en el mercado pero todo dependerá básicamente de vuestro gusto y la altura de la celebración. ¡Solo vosotras sabéis el tamaño del compromiso!

¿Cuál es el Mejor Vino Espumoso?

Si estáis en la búsqueda de un buen vino espumoso porque vais a festejar una graduación, una boda, un cumpleaños o simplemente una cena con amigos; os aconsejo que reviséis lo que he investigado.

Me he encontrado una y otra marca, vinos espumosos producidos en España, Francia, Portugal y hasta en Estados Unidos que se asemejan a la Champaña. Lo importante es que vuestra escogencia sea asequible a vuestro bolsillo y que esté a la altura de vuestra celebración.

No olvidéis que una Champaña es una Champaña, producida exclusivamente en la regiónde Francia que lleva ese nombre. El resto, sean producidos donde sea, aunque se parezcan a la champaña; son simplemente vinos espumosos.

Aquí os dejo una lista comparativa de los que son para mi los 5 Mejores Vinos Espumosos que he encontrado. Solo tendréis que revisar y haced vuentra escogencia… el resto es ¡Salud!

A continuación te presentamos los mejores vinos espumosos:

1. Vino Espumoso con polvo de oro Vin Doré 24K

Un espectáculo para el gusto y la vista

El vino espumoso con polvo de oro comestible Vin Doré 24K es fabricado en España y se trata de un exquisito producto gourmet.

Mantiene el polvo de oro suspendido durante minutos, lo que se convierte en todo un espectáculo para el gusto y la vista. ¿Una boda? ¡Este vino espumoso es perfecto!

Fue creado para compartir momentos elegantes, para celebraciones con alto nivel de exigencia. Tiene 12% de alcohol y está elaborado bajo el método tradicional a base de Airén (20%), chardonnay (20%), macabeo (20%), sauvignon blanc (20%) y verdejo (20%).

 

2. San Martino Cuvée Extra Seco

Aroma de manzana

Si os gustan los sabores cítricos y el aroma a manzana, puede que esta sea vuestra mejor opción. A mi me gusta mucho este cuando hacemos tapas en casa, así que incluso para la boda de mi hija podría servir. Va perfecto con aperitivos. Es bueno que lo sirváis en copas de esas tipo flauta para que se oxigene mejor y sintáis esas sabrosas burbujas.

Puede llegar a gustar tanto a la gente que más vale tener más de una botella en la reserva.

 

3. Brut Imperial Gran Reserva Gramona

Hecho en España

Para apoyar lo hecho en casa, esta es buena alternativa. Tiene algo de Xarel·lo 50%, Macabeo 40% y Chardonnay 10%. Los aromas de esta bebida son exquisitos porque mezcla manzana, olor a galletas, especies, flores y algo de brisa marina.

Su maridaje es muy versátil, vale decirlo, porque combina con cualquier comida, hasta el postre. Así que llegada la hora del pastel de bodas, es buena opción para brindar.

4. Vino Espumoso Blue Moscato Don Luciano

Ideal para celebraciones

En atractivo color azul brillante y con finas burbujas que se desprenden lentamente, este moscato es perfecto para celebraciones, fiestas, postres y aperitivos.

Os ofrece un aroma intenso con atractivos de albaricoque, melón y pétalos de rosa. Es fresco, ligeramente dulce. Está elaborado con uvas Moscatel y el contenido de alcohol es del 7%.

Este vino espumoso se obtiene por el método charmat, mediante fermentacion parcial de mosto filtrado de primera calidad de la variedad Moscatel en depósitos isobaro métricos.

Podéis degustar del carbónico desprendido en la fermentación.

 

5. Vino espumoso Aviva Rose de Bodega Vintes

Una llama que se aviva y mueve en el interior

Este vino espumoso rosado brillante con tan solo 5,5 % de alcohol, tiene un efecto metálico y es un espectáculo al agitarse.

La mezcla de componentes crea efecto similar a una llama que se aviva y mueve en el interior. Su elaboración es artesanal y es parcialmente fermentado.

Está elaborado en España a base de moscatel. Combina la frescura del vino blanco, suave, afrutado y ligeramente dulce.

Si os preocupa el maridaje, os cuento que es excelente para comidas y cenas con amigos en un ambiente de celebración.

Ideal como aperitivo, para tomar durante el ágape o como acompañamiento para el postre. Perfecto para una graduación.

 

6. Vino de Aguja blanco suave Reynal Bodegas Pinord

Manzana y piña entre burbujas

Si sois amantes de la manzana y la piña, este vino espumoso os va de pasada. Esos son los aromas que destacan en el vino de Bodegas Pinoir de color amarillo y de aspecto claro y brillante.

Tenéis que probar como en vuestra boca este vino se vuelve extremadamente suave al paladar y fresco gracias a los sabores frutales.

Las burbujas del Reynal son perfectas como maridaje para arroces, pescado, crustáceos, frutas dulces, salsas marineras, pescado blanco, pizza pasta o repostería en general.

 

7. Vino espumoso tinto Lambrusco Galla Maestri del Casale

Dulce y ligeramente efervescente

Maestri del Casale os presenta este vino tinto espumoso elaborado a partir de la uva Lambrusco, que se produce en la región de Emilia, Italia.

El contenido de alcohol alcanza el 8%. El vino es Amabile, término con el que los italianos se refieren a un vino semi-seco/dulce.

El italiano Lambrusco es perfecto para esas celebraciones donde se comparten almuerzos o cenas a base de cerdo, con pescados como salmón o atún, queso maduro y duro, aves de corral o carnes curadas.

Es frizzante, es decir, que es ligeramente efervescente




¿Qué es el vino espumoso?

vino-espumante

¿Disfrutáis degustando un buen vino, pero no sabéis mucho sobre el tema?

Pues venga, que voy a explicaros algo para que la próxima vez las burbujas os sepan mucho mejor.

Precisamente las burbujas o efervescencia en este vino son dadas por la alta concentración de dióxido de carbono. El vino espumoso más conocido en el mundo es el champagne o champán, nombre que debe a la región de Francia donde se produce de forma exclusiva.

Ahora bien, blanco o rosado son los colores de vinos espumosos que encontraréis en el mercado, sin embargo, un tercer color se suma: el rojo. Estos son los italianos Lambrusco, Bonarda y Brachetto; pero también los australianos «Perla de Azerbaiyán”  y Shiraz.

En cuanto al sabor, muchas personas prefieren que el vino espumoso sea dulce, por lo que encontraréis posiblemente en sus especificaciones la palabra “doux”, dulce en francés. Los menos dulces que a muchos no les molan, son conocidos como “brut”, que significa “crudo” en francés.

Sobre la calidad espumosa, como ya os dije, proviene del dióxido de carbono. Puede ser de dos tipos: resultado de la fermentación natural o de la inyección del dióxido de carbono como suele suceder en vinos más económicos.

 

Niveles de dulzura del vino espumoso

¿Solo habéis probado vinos espumosos dulces? Pues os cuento que los vinos espumosos tienen cuatro clasificaciones de acuerdo con el nivel de dulce que podréis acatar. No os compliquéis la vida, en la etiqueta del vino espumoso que escojáis, os dice claramente si es Extra-Brut, Brut, Extra Seco o Demi-Sec.  Aquí os dejo la explicación:

Extra-Brut

Es el más seco de los vinos espumosos que vais a encontrar en el mercado. Extra brut o muy seco significa que el azúcar ha sido consumida en su totalidad por la levadura por lo que al momento de la degustación, no encontraréis ni un rastro de dulce.

Brut

Champagne es el vino espumoso más popular de los brut. Son los más conocidos, son vinos espumosos secos en los que solo hay un punto de dulce. Esto se produce porque el fabricante detiene el proceso de fermentación justo antes de que la levadura consuma todo el azúcar.

Extra seco

Como el nombre lo indica, son vinos espumosos secos, pero no tanto como los dos primeros descritos. Tienen un dulzor ligero, no dulces como una bebida gaseosa.

Demi-sec

Son dulces.  En este tipo de vino espumoso es notable el sabor dulce por la cantidad predominante de azúcar.

Tipos de vinos espumosos

Champán

Es el más conocido de los vinos espumosos. Debéis entender por vino espumoso, aquel vino que contiene burbujas producto del dióxido de carbono. Sin embargo, no debéis considerar a cualquier vino espumoso como un champagne.

Debéis tener claro que el champagne es aquel tipo de vino elaborado exclusivamente en la región Champagne, en Francia, no más. Comúnmente leeréis en la etiqueta de una Champagne el término “Brut”, es decir, que tiene menos de 15 gramos de azúcar por cada litro, por lo que tiene solo un ligero toque dulce.

Vino espumoso estadounidense o americano

Los vinos espumosos conocidos como American Champagne, se les denomina a los vinos elaborados por casas de champán de Francia que han creado viñedos en California, Estados Unidos. Como ejemplo de estos productores franceses anclados en USA, están Domaine Carneros (por Taittinger), Roederer Estate (por Champagne Louis Roederer) y  Domaine Chandon (por Moët & Chandon).

Crémant

Los Crémant son vinos espumosos mucho más asequibles o menos costosos que un Champagne. Os ofrecen calidad bajo otro nombre. Se elaboran fuera Francia o específicamente fuera de la región Champagne, pero en su fabricación siguen estrictamente el método tradicional “champenoise”. En este punto os aclaro que en Francia también se elaboran  vinos espumosos sin seguir el método tradicional y simplemente se conocen como «Mousseux» o espumoso.

Alsacia, Burdeos, Borgoña y Limoux son regiones productoras de vinos espumosos crémant.

Cava

Los vinos espumosos de Cava se cultivan en zonas de España, principalmente en Penedès y debe su nombre a la tradición de almacenar el vino en cuevas. Este es el segundo nombre del vino espumoso, porque obligatoriamente debió ser renombrado. Inicialmente se le denominaba Xampany , pero la Unión Europea dictaminó que sólo los vinos espumosos elaborados en Champagne podían llevar el nombre y finalmente este vino fue renombrado Cava.

El método tradicional es con el que se elaboran los vinos de Cava y también están disponible en rosado.

Prosecco

Se trata de un vino espumoso italiano elaborado en Veneto con la uva del mismo nombre: prosecco.

El método Charmat es el usado en la fabricación de este vino espumoso. A diferencia del método Champagne, la segunda fermentación se realiza en cubas de acero inoxidable. Prosecco es más seco que dulce y completamente espumoso.

Rojos espumosos

Como ya os dije, los vinos espumosos pueden ser rosados, e incluso, rojos. No solo se limitan a los blancos. Ejemplos de estos es el elaborado a partir de uva Shiraz que se produce en Australia. En Argentina también encontraréis espumosos Malbec, así como Brachetto y Lambrusco en Italia.

Sekt

Es de baja dulzura y bajo en alcohol, pues puede estar hasta en 6%. Es alemán y contiene aromas florales y afrutados como peras, manzanas y flores blancas. La acidez del vino es natural y se elabora utilizando el tanque y el método tradicional.

Rosa

Rosé es comúnmente producido en la región Provence, Francia; aunque pueden provenir de Italia o California. Son conocidos por sus tonos rosados ​​y aroma afrutado como fresa, cítricos, melón, pétalos de rosa y ruibarbo.




Diferencia del Champagne con otros vinos espumosos

Si aún os quedan dudas, si en la etiqueta de la botella dice Champagne, es porque obligatoriamente es elaborado en la región del mismo nombre, en Francia. No hay champagne que sea fabricada fuera de esa región, todo lo demás, es vino espumoso. Esto es el primer dato que os ayudará a conocer un poco más de este maravilloso mundo. Solo tenéis que recordar que el champagne es originario de Francia.

Además, el método de fabricación de la champagne es puntual: Méthode Champenoise y en su elaboración solo se pueden emplear tres variedades de uvas, como lo son la Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier.

No olvidéis que contáis con las copas de vino espumoso y cada una de ellas os sirve para degustar la bebida de forma ideal.  ¿De qué manera? Pues cada una debe contener las burbujas de forma natural.

La copa Flauta, que es alargada y estrecha es la adecuada para ofrecer un aperitivo fresco y alegre porque mantiene bien la espuma y temperatura, pero sin más pretensiones, no es la mejor para servir un champagne, por ejemplo.

Más bien va con vinos espumosos jóvenes con el carbónico vivo de evolución rápida y olores afrutados.

En cambio, la copa Tulipa, que es más ancha en la base y se estrecha hacia la boca, que el vino espumoso se exprese sin perder temperatura. Al ser más estrecha en la boca, el carbónico no se escapa y los aromas se concentran, de manera que son mejores para servir vinos más añejos.